Procrastinación

Procrastinación

Solía ser de aquellas personas que aplaza las cuestiones para los últimos instantes, sin importar que fueran bastas o de mayor importancia.

Siempre me hallaba en ese círculo vicioso de ”dejar para mañana lo que puedes hacer hoy”.

Y así, paulatinamente y sin quererlo, se convirtió éste en uno de mis lemas.

Siempre me lo sacaba de la manga, del sombrero o de algún sitio.

 

Para no sentirme demasiado agobiada durante el día y para reducir los niveles de estrés, dejaba para más tarde, (ejem) para muchísimo más tarde de lo que planeaba, las cosas.

Preferentemente asuntos que me exigían un poco más de esfuerzo, dedicación, tiempo y entrega o, de igual manera, trabajos que me veía obligada a elaborar pero que no me producían ningún tipo de incentivo o interés.

Tenía la falsa creencia que, si evadía mis cometidos hasta la hora de ”ponerme en serio con ello”, viviría más feliz, más tranquila.

Lo cual, como podéis deducir, no fue así.

Sólo se trataba de un truco para acallar mi consciencia.

La procrastinación me llevó a un estado de agitación e inquietud constante, estados que yo evitaba, lógicamente, con más procrastinación.

Y así procrastinación tras procrastinación.

Hasta que un día me sobrevino todo de golpe y no supe cómo reaccionar.

En ese momento ya no podía posponer más, ya no podía atrasar más, ya no podía huir más.

No tenía escapatoria.

Había llegado el ”AHORA” o vas a fracasar.

Desde esa experiencia…

Bueno, en realidad, en mi caso, fueron necesarias varias de esas ”experiencias” para despertar, ponerme el calzado y conseguir salir del perjudicial estado en que había llegado a estar sumisa.

Pero, ¿por qué procrastinamos?

En cuanto a mi experiencia, la procrastinación constituía la opción más ”favorable” de evasión de los asuntos, cuestiones o labores que no me producían ninguna gratificación o, al menos, no instantánea.

Es decir, si sabía que mi padre llegaba dentro de 3 horas…

Me pasaba 2 horas y media haciendo cualquier otra ”idiotez” que no fuera limpiar la cocina y tender la ropa. Así como ver televisión, molestar a mi hermano, crear una pirámide con bastoncillos de algodón o darme un merecido baño, tiempo en el cual estaba reflexionando acerca de la vida y haciéndome preguntas existenciales.

desmotivaciones-procrastinacion-desmotivaciones.jpg

¿Porqué?

Porque obtenía una gratificación instantánea haciendo estas cosas.

Un placer que, de cierto, no me merecía. No en ese momento.

En cambio, si me ponía a pensar lo aburrido y poco divertido que resultaba limpiar los platos y tender las prendas de ropa una por una, me deprimía.

Este ha sido un sencillo ejemplo de la vida cuotidiana que, incluso, produce gracejo.

No obstante, pierde gracia cuando es relacionado con asuntos de mayor envergadura y que necesitan una resolución responsable e inmediata.

En fin, esta nueva etapa de mi vida es una llena de cambios y decisiones y, uno de los retos que me planteo llevar a cabo con éxito, es abandonar mi maldita costumbre de procrastinar.

Para finalizar y a modo de resumen, dejo por aquí mi nuevo lema adquirido:

”SUFFER NOW AND LIVE THE REST OF YOUR LIFE AS A CHAMPION”

(killing it XD)

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Procrastinación

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

Entre brétemas

Déjate de resumes y entremos en detalles

Mi baúl de incongruencias

Sin esperar nada a cambio, trato de rasgar la franja entre mi yo y la palabra.

Alejandro Huerta

blog de un nihilista

JOSE LARA FUENTES

UN ESPACIO LIBRE A LA INVENTIVA

Saliendo del Papel.

He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos.

Cuestión de #talento

El blog de @alexdurana

HEY,BLAIR!

Music and lifestyle

MY-Alborada

Frases y fotografía poética.

Mi célula revolucionaria

Basado en la premisa de que cada corazón es una célula revolucionaria

Aula de Filosofía de Eugenio Sánchez Bravo

Abrir puertas a la filosofía desde la literatura, el cine, el arte, la música, la televisión, la ciencia...

bibliosol

Creaciones Ciudadanas

David Gaitan

Periodismo y Opinión

Blog de Carlos Abehsera

Otro blog de WordPress, sin pretensiones.

Naroa Martínez

Reflexionando acerca de la sociedad en el siglo XXI, la educación, la política...

Joaquín Plana

Imaginen ...

A %d blogueros les gusta esto: