cada vez que quiera atravesar un callejón oscuro me lo pensaré dos veces

Frágil como el cristal más propenso a quebrarse e indefensa como un huérfano desamparado y abandonado. Súbitamente, me hallo embriagada por estos fuertes sentimientos y sensaciones atónitas, como de cansancio y hastío.

 

Me siento incómoda, molesta, su lujuriosa mirada se posa sobre mí y, es tan persistente y asidua, que me repugna.No me siento bien sino más bien, atemorizada, amedrentada y estremecida. ¿Por qué?  

 

No tienes derecho, no tienes potestad para hacerme acobardar así y aún así, lo haces.

Muestro desagrado ante tu libidinosa inspección y cautelosa observación hacia mí y, todavía, a pesar de mi reacción, lo sigues haciendo.

 

Sigues clavando tus pupilas como si quisieras lanzar dardos en una diana y estuvieras examinando el objetivo. Pero no lo soy, no soy el blanco para tus saetas, no soy un ser al que puedas intimidar de la manera en que procediste a hacerlo.

 

Me has hecho y, de hecho,  me haces sentir pequeña cada vez que lo vuelvo a evocar en mi mente, cada vez que lo vuelvo a recordar. Y eso, que solo han pasado un par de horas desde lo sucedido.

 

Gracias a ti, que ni te conozco ni me conoces, en las horas próximas, debo empeñarme en buscar un poco de espacio para otra ingrata experiencia, pues, aunque queramos, y puede que yo más que tú, situaciones como estas es difícil que se desvanezcan.

 

Por tanto, preveo la permanencia de éstas por un largo lapso de tiempo, logrando colarse, con rapidez, astucia y antes de tiempo, a mi memoria de largo plazo, saltándose así, todos los procesos requeridos para que los recuerdos puedan viajar de la corteza cerebral al hipocampo, estableciéndose así, en mi memoria para siempre.

 

Oíste, despreciable ser? Para siempre. Sí, ello significa que cada vez que me halle sola, me sentiré despavorida y aterrada aún  sin causa ni motivo aparente, me sentiré atemorizada aunque no deba, asustada aunque no haya motivo.

 

Cada vez que quiera atravesar un callejón oscuro, me lo pensaré dos veces, Cada vez que quiera salir de noche, me lo replantearé. Cada vez que quiera dar un paseo o salir a correr al amanecer, sentiré pánico y terror, porque recordaré , de nuevo, tu mirada. Esa, con la que sin tocarme, me desnudaste.

 

Recordaré tu boca, con la que sin hablarme , me gritabas obscenidades, que aunque no pudiera oírlas, las podía percibir apoderándose de tu mente e imaginación cada segundo de los 120, en los que no me quitaste la mirada, esa la cual anhelo olvidar, al menos esta noche, en la que todo es tan reciente, para que después de todo, pueda sentir que, al menos, en los brazos de quien amo, hay seguridad y defensa para mí.

 

Permite, que , al menos él, pueda ofrecerme tranquilidad y amparo. Permíteme todo esto, desapareciendo de mi mente, al menos, esta noche,  en la que escribiendo lo acontecido me siento tan vulnerable y todo es tan reciente. Esta noche fría de noviembre.

 

Olvidarte y olvidarme tú a mí es lo que deseo, ojalá no recuerdes qué prendas llevaba, ojalá te olvides del color de mi cabello y del poco brillo que quedaba en mis ojos, ojalá olvides el color de ellos y la calle por la cual me viste transitar tan ilusionada, como una niña, dejándose empapar  y disfrutando del contacto de sus mejillas con la lluvia, ojalá no recuerdes que se tornaron blancas y sin expresión, ojalá no venga evocado a tu mente mis manos temblando al verte avanzar despacio con el vehículo, al observarte disminuyendo la velocidad hasta ir a la misma marcha que mis pies, ojalá te olvides de ellos y de a dónde se querían dirigir, ojalá olvides hasta donde me seguiste y en qué momento fue que corriendo me escabullí por otro callejón perdiéndome la pista, perdiendo mi rastro.

 

Mientras yo, arrastrándome, conseguía llegar a casa con medio corazón en manos y el llanto a punto de nacer de mis ojos como un río queriendo desembocar en el mar para fusionarse con el mismo, olvidándose de su naturaleza, dejando al olvido que antes de ser mar era río. Como yo, que antes de llorar, (pocos minutos atrás), estaba riendo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

Entre brétemas

Déjate de resumes y entremos en detalles

Mi baúl de incongruencias

Sin esperar nada a cambio, trato de rasgar la franja entre mi yo y la palabra.

Alejandro Poetry

un hombre roto. poeta

JOSE LARA FUENTES

UN ESPACIO LIBRE A LA INVENTIVA

Saliendo del Papel.

He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos.

Cuestión de #talento

El blog de @alexdurana

HEY,BLAIR!

Music and lifestyle

MY Alborada

Frases y fotografía poética.

Mi célula revolucionaria

Basado en la premisa de que cada corazón es una célula revolucionaria

Aula de Filosofía de Eugenio Sánchez Bravo

Abrir puertas a la filosofía desde la literatura, el cine, el arte, la música, la televisión, la ciencia...

bibliosol

Creaciones Ciudadanas

David Gaitan

Periodismo y Opinión

Blog de Carlos Abehsera

Otro blog de WordPress, sin pretensiones.

Naroa Martínez

Reflexionando acerca de la sociedad en el siglo XXI, la educación, la política...

Joaquín Plana

Imaginen ...

A %d blogueros les gusta esto: