Y ese fue mi error

Y ese fue mi error, convertirte en mi necesidad cuando juré que solo eras una opción. Y ese fue mi error, convertirte en la única opción cuando sólo eras mi necesidad. Y ese fue mi error, creer que eras una necesidad cuando sólo eras una opción. Y ese fue mi error, necesitarte y elegirte siempre.... Leer más →

Anuncios

en el frente

Después de un tiempo estamos de nuevo aquí, tú y yo corazón. Es como si cada 2 años nos fuéramos a la guerra prestos a ser inmolados por una causa y después regresáramos, una vez más, a ser curados a través de la bendita escritura.   Hoy, una vez he pisado de nuevo tierra firme,... Leer más →

otro tipo de fiesta

Aunque se esmeraba en pintar cuidadosamente los labios de rojo y se tomaba su tiempo en contrastar el verde de sus ojos con unas sombras marrones ... Aunque, quizás, la podías encontrar indecisa en cuanto a qué ponerse aquella noche o fatigada planchando su cabello... Aunque la podías ver desesperarse por si vestido o pantalón...no... Leer más →

no hay tal fórmula para detener el tiempo – poesía

En aquel instante,   deseaba que Einstein hubiera conseguido dar con aquella fórmula,   que tantas veces le había prometido a su amada Marie.     La fórmula para congelar el tiempo, para conservar helado el ''ahora''  aunque solo fuera por una centésima de segundo, una centésima en este mundo.  Y una eternidad en nuestros ojos.     Que, de cierto,... Leer más →

El tren

Las horas de la madrugada son para los que escribimos, para los poetas o simplemente para esos a cuyo sueño renuncian para echarse un par de líneas. Para los que toman café a media noche sin medida, los que meditan o para los que solo respiran. Los recuerdos o las melodías. Melodías de saxofón que suenan en una habitación algo ambigua... Leer más →

Devuélvete a tu cielo, brillante lucero

Oh Luna, que sin percatarme de tu suntuosa presencia, te acercas a mí con silencio solemne.   Pero siempre a tu delicada manera, de una forma discreta y reticente.  Como si no quisieras despertar los dolores que embriagan mi alma,   como si solo quisieras posarte sobre el ardor que envuelve por entero mi pecho.   Oh, luna, lumbrera que... Leer más →

Oh, dulce soledad

Me hallaba en una tenue soledad que disipaba casi por completo la neblina que se había creado en mi mente. Pero era una grata soledad, de hecho, yo la había invitado a ser huésped y no compañero. Me disponía a servirle el café frío, de acuerdo al ambiente en que nos encontrábamos. Los sentimientos fríos, el... Leer más →

Sobredosis necesaria

-Y he comprendido que, a veces, no sólo es opcional sino que es conveniente y esencial inyectarse en el brazo un chute de fantasía, una pizca de imaginación y , asimismo, una reducida dosis de ficción.           -¿Y todo porqué? -Porque es vital. -Porque hay que contrarrestar. -Porque no es mío,... Leer más →

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: